GIOCONDA simplifica y mejora la gestión concursal

Ahorra hasta un 50% de tiempo en cada concurso y liquida activos online de forma simple y transparente

Solicita una demo!
GIOCONDA: Gestión Integral Online de Concursos de Acreedores

FAQ preguntas frecuentes

El concurso es un procedimiento judicial que trata de resolver el fenómeno de la insolvencia.

“Concurso” es la denominación legal moderna (desde la Ley Concursal de 2003) de lo que antes conocíamos en el tráfico mercantil como quiebras o suspensiones de pagos. Tiene dos finalidades fundamentales: que la empresa siga viva y que pague a sus acreedores.

El concurso se compone de tres fases:

  • Fase “común”: es una fase que, como su propio nombre indica, existe en todos los concursos.

    A su vez la Fase “común” se divide en varias subfases:

    • a) La declaración del concurso. Es la resolución judicial por la que se da inicio al concurso. Dos son los contenidos principales de esta resolución judicial: el llamamiento a los acreedores para que comuniquen sus créditos y el nombramiento de la Administración Concursal.

    • b) La comunicación del crédito por los acreedores. El acreedor, para ser considerado tal, ha de comunicar su crédito a la administración concursal, indicando su importe, origen, fecha de vencimiento, etc.

    • c) El Informe Provisional de la Administración Concursal. En este Informe la Administración Concursal fija el activo y el pasivo de la sociedad. El pasivo surge de contrastar la contabilidad del concursado con las comunicaciones de crédito efectuadas por los deudores.

    • d) Fase de “incidentes”. Los acreedores tienen derecho a discrepar de la forma en que la Administración Concursal ha reflejado su crédito en el Informe. Esta discrepancia se lleva a cabo por medio de una demanda que resuelve el Juez del concurso. Para ello se sigue un procedimiento que recibe el nombre de Incidente Concursal.

    • e) Informe “definitivo”. Recibe este nombre el Informe resultante de añadir al Informe Provisional el resultado de los Incidentes Concursales.

  • Fase de Convenio. El deudor concursado puede proponer a sus acreedores un Convenio. El Convenio no es más que una propuesta formal de pago. Consiste, generalmente en una quita (condonación parcial del crédito) y una espera (aplazamiento del pago). Para su aprobación se requiere el voto mayoritario de los acreedores.

  • Fase de liquidación. Cuando no es posible un Convenio, la empresa se liquida. La fase de Liquidación supone la venta ordenada del patrimonio del deudor concursado con el fin de pagar a los acreedores. La venta se lleva a cabo por la Administración Concursal, con la supervisión del Juez.

Para que su crédito sea reconocido dentro del concurso debe proceder a comunicarlo a la administración concursal, que es el órgano delegado del juez del concurso encargado de la labor de reconocimiento de los créditos.

La forma de “comunicación” de un crédito viene determinada en la Ley Concursal (art. 85 LC). A través de un sencillo formulario al que puede acceder desde el menú o desde el detalle del concurso, usted podrá comunicar su crédito a la administración concursal y obtener un “justificante de comunicación”.

No. La Ley Concursal reconoce dos grandes categorías:

  • Créditos contra la masa. Se caracterizan, generalmente, porque la fecha de su devengo es posterior a la fecha de declaración de concurso (puede consultar la fecha de auto en el detalle del mismo). Se recogen en el art. 84 LC.

  • Créditos concursales. Son créditos devengados antes de la fecha de declaración del concurso. Lo decisivo es la fecha en que el crédito nace, no cuándo se documenta con una factura.

    Los créditos concursales se dividen, a su vez, en cuatro categorías:

    • Créditos con privilegio especial (art. 90 LC): los que cuentan con una garantía real, como una hipoteca.

    • Créditos con privilegio general: tributarios, laborales, etc. (art. 91 LC).

    • Créditos ordinarios: aquellos créditos que no tienen encuadre en otras categorías. Como regla general un crédito comercial será ordinario.

    • Créditos subordinados: aquellos créditos que, según la Ley Concursal, han de cobrar en último lugar, bien por sanción (caso del crédito comunicado fuera de plazo), bien por razón de su naturaleza (multas, intereses, etc), bien por razón de su titular (personas especialmente relacionadas con la concursada). Se recogen en el art. 92 LC.

Si usted olvida comunicar su crédito o lo hace fuera de plazo será clasificado como “subordinado” (art. 92 LC), salvo que la existencia de su crédito resultara de la documentación del concursado, en cuyo caso la Administración Concursal automáticamente la dará la clasificación que por naturaleza la corresponda.


Algunos de los despachos que ya confían en nosotros

Más de 15.000 acreedores de 20 países ya utilizan GIOCONDA.

Deloitte
Martínez Sanz Abogados
INLEGUE
José Manuel Gozalbes Llorca
LEQUID
Prendes Abogados
GDP Consursal
Ortego & Cameno Abogados
Valdés Hevia
inin Abogados y Economistas
TreeLaw Concursal
Borlán y de Lis
Solem Consultores
J.A. Fuster y Asociados
Asesoría José Pérez
Jorge Muñoz Abogados
LBL Partners
Cuena & Gómez Aguilera
Caicoya Cecchini Abogados
Zurbac Administradores Concursales
Graiño Legal & Tax Services
auditas Auditores Asociados
Ibáñez & Almenara Abogados y Economistas
Práctica Concursal
623 Servicios Profesionales Independientes
Calero Guillén Abogados
Dávila & Asociados Abogados
Polaris Abogados